viernes, 11 de septiembre de 2015

Ni puta idea de como titular esto.

Curioso.
Hasta hace nada el mundo era muy grande y yo muy pequeña. Me movía por los recovecos por los que nadie pasea su mirada, demasiado focalizada en el centro. Invisible, iba y venía. Sin llamar la atención, sin ser nadie, siendo yo.
No era desagradable, de hecho te da cierta libertad para actuar al margen de las opiniones de aquellos que sólo te ven cuando la periferia de su campo visual tiene la desgracia de toparse contigo.

Pero todo cambia. El mundo sigue agrandándose, pero aprendes a crecer a la vez que él. Dejas de ser invisible, y empiezas a ser el proyecto de la persona en la que te quieres convertir. Por fuera eres la misma. Misma ropa, mismo peinado, misma forma de hablar y andar... Es más bien una sensación interna. Ya no me escondo de mí misma, ni me da vergüenza la mayoría de cosas que antes sí. Ya no siento que me muevo por donde nadie mira, simplemente no me importa dónde mire la gente, me muevo por donde a mí me da la gana.

Creces, y creciendo aprendes a crecer.
Siempre he sabido qué quiero estudiar y siempre me he esforzado para llegar a dónde estoy hoy. Pero he decidido que voy a dejar de estudiar. Sí, definitivamente lo dejo. Voy a dedicarme a aprender. No quiero ser buena estudiante, quiero ser buena médico. Y lo voy a conseguir.
Porque me da igual las horas que tenga que emplear, porque aunque haya dejado atrás mucho (muchísimo), sé que va a merecer la pena.

No se trata simplemente de obtener un título, se trata de entender que eso lo he conseguido yo, con mi esfuerzo y mi tiempo.

Me viene a la cabeza la imagen de un novatillo que acaba de aterrizar en la ciudad donde estudio. No sé por qué, pero tengo en mi cabeza una...mmm... situación hipotética, por llamarlo de alguna manera, y es que llegada la última semana de mayo, cuando nos dan las notas, que el novato me llame y me diga "lo he conseguido".
Es una tontería, no tiene nada que ver conmigo en un principio, no es de mi familia y no le conocía hasta hace una semana... Pero tiene un factor, un componente o un "X" que me impulsa a impulsarle. Es jodidamente curioso. No quiero que cometa errores que yo cometí, y cometí muchos.
Me estoy planteando enseñarle esto, pero me da mucho reparo, no es algo que me guste enseñar más allá de este blog perdido por internet. Ya veré qué hago.

Cambios. El año pasado me vinieron muchos seguidos (demasiados) y me adapté como pude. Leyendo mierdas que escribí por aquella época veo el miedo que tenía. Todo era tremendamente grande y difícil. O así lo veía yo. Pero aunque cambió todo muchísimo, la que más cambió fui yo. Al fin y al cabo entre tanto cambio me acabé dando cuenta de que estar en el ojo de un huracán que parece que va la hostia de rápido te da la oportunidad de aprender a manejar el viento a tu favor y acabas viendo que ese huracán no era tan grande, simplemente yo era pequeñaja.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Sugerencias, comentarios, etc... aquí por favor!
Si queréis comentarme algo más en privado: karou.free@gmail.com