lunes, 22 de junio de 2015

Un esguince divertido.

Tengo un esguince crónico en el tobillo derecho y hace dos noches decidió hacer acto de presencia. Haciendo mucho el mono de fiesta me esguincé de nuevo. Era la una de la mañana y calculaba que me quedaban unas 6 horas hasta volver a casa entre unas cosas y  otras como mínimo. No iba a dejar que me jodiera la fiesta, ni a mí ni a la gente que iba conmigo. Así que bailé a la pata coja, rídicula y patética, pero que me quiten lo bailao' (literalmente)

A la mañana, volviendo a casa no podía ni apoyar el pie, dolía como si se me estuviera cayendo a cachos el muy perro. 

Volviendo por mi calle no podía aguantar la risa. Es ese momento en el que el dolor es tal que o lloras hasta deshidratarte o te descojonas de tu torpeza, y opté por la segunda opción. He de admitirlo, fue divertida la noche. Me lo pasé genial, aunque ahora mi tobillo compita con mi cadera en anchura. 

La faena es que me voy de viaje en tres días, así que me atiborraré a ibuprofeno, me bañaré en trombocid y me quedaré adherida a mi tobillera, pero no me lo pierdo ni muerta. 

Este post no es literario, ni poético, ni melancólico, ni filosófico. Es biográfico, y provocado por el aburrimiento, en gran parte.


viernes, 19 de junio de 2015

Crueldad a puñados

Madrugar me viene bien. Aprovecho más el día y la luz. Mi epífisis lo agradece y todo (chiste de estudiante de medicina, es malísimo)

Me estoy dando cuenta de que soy muy cruel, pero me hace mucha gracia serlo. Ayer hablando con un amigo por teléfono, solté cada perla por la boca que bien podría haberme envenenado si me llego a tragar alguna de las palabras que dije, y hoy igual. Estoy sembrada.

Tengo material para escribir algo bonito en breves, pero lo que no tengo hoy es sensibilidad. Se me ha agotado estos días, hoy me toca estar satírica, así funciona el negocio.


jueves, 18 de junio de 2015

Sensación rara.

Es curioso. Llevo un par de días con una sensación rara. No sabría definirla en una palabra, la verdad, pero es algo así como... desconcierto y decepción mezclados con preocupación.
Hoy no ha sido un buen día, y ha aflorado. No debería haberlo hecho pero... no lo puedo predecir.
Son varios los motivos de esto que escribo. Uno, es la indecisión de las asignaturas optativas que he tenido que coger para el siguiente curso de la carrera, es una tontería, pero la página web de mi uni deja mucho que desear y lo que me estoy jugando no es poco.
Otro motivo, probablemente el de mayor peso, es la sensación de que me conozca una persona más que yo a él.
Me explico, confío en él, más de lo que puedo imaginarme, pero sé que él sabe más de mí que yo de él. Él es más reservado aunque más extrovertido. Parece contradictorio, pero es así. Yo no me abro tan fácil a la gente, pero con él es distinto, desde el principio fue distinto. Recientemente le he descubierto algo así como un baúl de los recuerdos cuya existencia sabía, pero desconocía su contenido. Me sentí bien haciéndolo, porque sentía que no quería que hubiera nada de mí que no pudiera compartir con él, pero también me quedé pensativa. ¿Él, de tener algo parecido a su baúl de los recuerdos, me lo enseñaría?
Le gusta mantenerme con intriga, mosquearme y reírse de mi reacción ante la frustración que me provoca no poder saber algo que me interesa, pero ¿cuánto de esa afición suya por mantener mi curiosidad es simple juego y cuánto es un mecanismo de... defensa?
Quiero saberlo todo de él. Sonará controladora, o lo que os apetezca, pero no es con esa intención en absoluto. Es por pura curiosidad. Y quiero que lo sepa todo de mí. Pero a la vez me da miedo.
Es un miedo que se esfuma en cuanto sonríe, pero reaparece en cuánto me da por pensar estas cosas.
Tengo la sensación de que le cuesta mostrarme aspectos suyos que a mí no me importa que conozca de mí. No sé si me explico bien, o sólo me entiendo yo misma.

No debería estar dándole vueltas a estas tonterías, sino a todas las cosas que ha hecho por mí hoy, pero no puedo evitar esta sensación rara.

martes, 16 de junio de 2015

Pasado.

Quedó en el pasado. Tantas historias, tantos momentos y tantas miradas, todas en el pasado. No es malo, todo lo contrario. Es a donde pertenece. Pero que sea pasado no significa que no sea importante.

Es importante porque de no haber ocurrido todo aquello, yo hoy sería otra persona, no estaría ni dónde estoy, ni con quién estoy. Miro hacia atrás y veo un camino tortuoso lleno de errores, pero de alguna manera la suma de todas esas curvas se ha convertido en una línea curiosamente recta hacia él. 

Agradezco todo aquello, aunque desde fuera parezca que no, que yo decidí romperlo todo.
Las apariencias engañan, y las mías no son una excepción. 

lunes, 15 de junio de 2015

Microduelo.

Mire a donde mire
veo fuego.
Vaya por donde vaya
piso con miedo.

Toque lo que toque
cede ante mi roce.
Viva lo que viva
viviré herida
hiriendo la vida
de todo aquel que me conoce.




Is that alright?

Juega, y jugando le mata. No lo entiendo. ¿Si le quiere o le ha querido, por  qué quiere verle sufrir? Es tan ambigua que me cuesta darle un voto de confianza y pensar que tal vez sus intenciones no sean tan negras como las consecuencias de sus actos, pero me lo pone difícil.

Me llama, cada día con una novedad. Ese es el problema. No debería tener novedades sobre ella.

Si echas a alguien de tu vida, sé consecuente con tus decisiones. No puedes tirar de una cuerda que tú misma has querido romper. Y menos cuando el otro extremo está atado a su cuello. ¿No se da cuenta de que le está ahogando?

Verle así me mata, pero más me mata no poder hacer nada para ayudarle. He pensado en llamarla, quedar con ella, aunque no la conozca, me da igual, y preguntarle sin rodeo alguno "¿para qué?". Pero sé que no puedo, porque no confío en que ella vaya a recapacitar sobre el daño que le hace, y por lo tanto dudo mucho que fuera a mejorar la situación.

¿Y eso está bien?

sábado, 13 de junio de 2015

Baaack!!

Volvemos!!

He estado de exámenes y luego me he tomado una temporada de vacaciones, vagancia y mucha calma, que viene bien. Vuelvo, poco a poco voy a intentar retomar la costumbre de escribir con cierta regularidad (no soy capaz de decir cuánta, pero se intentará)

Saluuuudos ~