miércoles, 15 de abril de 2015

Héroes.

Podríamos ser héroes.
Por poder,
podríamos hasta creerlo.

Destinados a destrozar
nos admiramos con la belleza
del arte,
de amarte
aunque ciegue.

Y no importa si vas
si vienes,
si vuelvo,
vuelo,
si es viernes.

Me inundan,
gritando entonadas
arrancadas de las cuerdas de mi boca.

Me ahogo entre mis paredes,
oprimida en mi propia vida.

Por esa necesidad de gritarlo,
por los que se atreven a expresarlo,
porque podríamos ser héroes,
porque por poder,
podríamos hasta creerlo.

domingo, 12 de abril de 2015

Puñales traicioneros.

Al final, tu camino te lo labras tú. Por mucho que te digan "estoy a tu lado", sólo lo cumple aquel que te agarra de la mano aún cuando no tienes fuerzas de levantar la vista para mirar quién es.
El mundo está lleno de falsedades: falsas esperanzas, falsos amigos, falsas personas, falsos sentimientos. Hasta que llega la realidad, te da en la cara y te das cuenta de que eres una más de un montón, de que te han utilizado como a todos, porque el mundo se divide en dos facciones: los que van a su bola y los que les ayudan a los demás a ir a su bola.
Y por mucho que te digas a ti misma que a partir de ahora irás a lo tuyo y pasarás del resto, ese dolor de sentirte objeto más que sujeto sigue ahí, y ni se va ni se irá.
La realidad está formada de cuchillos esperando tu espalda. Descubres que poca gente es lo que ves de ellas, y cuando alguien cercano a ti es quien sujeta el mango del puñal que descubres que te acaba de atravesar, duele más la indiferencia de sus ojos que la herida.
Pero no pasa nada, cada uno se labra su camino y yo sé que voy acompañada por un ángel negro en el mío. Eso sí, con forma equina.

Mata tanto como sueña.

Sangre,
gotas que se derraman
sigilosas,
se esconden de las miradas.

Huyen,
conscientes de la culpa
que su rastro arrastra.

Sufren,
confusas al comprobar
las manchas que su tacto plasma.

Arrancan lágrimas
de ojos cristalinos.
Aplastan esperanzas
de corazones mal cosidos.

Corre, rueda,
ríe, vuela
pero mata
tanto como sueña.

viernes, 10 de abril de 2015

"Muerte, muérete"

Cayendo
llora en silencio
ardiendo entre olas, nadando entre fuego. 

Mirando sin ver
te encuentras enjaulada, 
atrapada en tu propio mundo,
gritando sin voz
llorando sin lágrimas
amando sin corazón. 

Quieres salir, 
no puedes. 
¿Cómo escapas de tu sombra?
¿Cómo renaces de sus cenizas?
¿Cómo despedirte de quien no te oye?

Muerte,
muérete. 

Vete, huye,
repulsiva arranca-almas

Vete lejos,
no vuelvas.
No vuelvas a convertir su recuerdo en dolor
después de haber sido su dolor nuestro recuerdo.
No vuelvas a mantener su vida en un hilo
siendo tú quien teje su tumba.

Vete, para siempre. 

Sé quién eres, 
eres la que mantiene en vela a quien añora de noche,
la que arranca el aliento de los más fuertes,
porque no te atreves a enfrentarte a los débiles.

Llévame, pero devuélvela. 
Vacía, sirvo de poco, 
pero ella era un pozo siempre rebosante de alegría. 

Mátame, o muérete,
pero deja de rodearme como un tiburón a su presa.

Te insinúas por las esquinas
apareces una y otra vez en mi vida,
de incógnito pero haciéndote notar.
Crees que no, pero sí, te noto. 
Llevártela era innecesario, 
pero eso ya lo sabías. 

Desaparece, porque ella no lo va a hacer
mientras yo siga mirándote a la cara
y dibujándote 
sonriendo

Esa asquerosa sonrisa irónica, 
desde arriba me mira y su mueca aumenta. 

Eres mi demonio personal.
Apareciste hace años, y no te vas a ir hasta que yo vaya contigo.
Hasta entonces
pienso evitarte tantas victorias como pueda. 


Quien crea el juego, crea la trampa. 

Ya falta menos!

Embutida en mi mundo de libros y estudios me doy cuenta de todo lo que dejo atrás sin querer, por avanzar. Y es que creo que la vida está hecha de elecciones diarias, pequeñas pero importantes todas ellas, porque lo que decides hacer hoy, no lo vas a poder cambiar. No vas a volver a vivir un HOY como el de ahora. Mañana será mejor o peor, según lo que decidas hoy.
Es curioso, cuanto menos.

Es estúpido, pero de alguna manera echo de menos lo que era hace un año, por ejemplo. Era algo que aborrecía, pero era fácil serlo. Ahora soy lo que quiero, pero mantenerme ahí es difícil, requiere mucho de mí, y a veces duele darte cuenta de todo lo que no podré volver a ser.

La cuesta final se acerca, se nota, y no sé si llevo la carrerilla que necesito para subirla sin caerme, pero lo que si sé es que voy a intentar darlo todo para seguir avanzando. Tengo la capacidad, y más importante, las ganas y la gente que me apoya.

Por si algún estudiante me lee, a por todas, que nosotros podemos.

jueves, 2 de abril de 2015

Live it.

Hoy tengo ganas de vivir, de comerme el mundo y no dejar una sola miga.
Hoy es uno de esos días en los que sabes que nada va a salir mal, por el simple hecho de que hoy no toca. Hoy toca vivir, como si no hubiera un mañana, como si entre todos los segundos que forman el día no encontraras un hueco para aburrirte.
Hoy, por alguna extraña razón, quiero sentirme viva y joven, que para algo estoy aquí. Si me vida se redujera a lo que muchos pretenden que se reduzca, sería tremendamente superficial. Tengo la auténtica suerte de saber que, por mucho que intenten encerrarme, nunca van a conseguirlo, porque mientras yo me sienta libre, lo seré.

Más aún, no sólo soy libre, sino que me acompañan personas increíbles. Hacen mi vida más bonita, casi sin querer, están ahí y sin darse cuenta me apoyo en ellos cada día, entre risa y risa, entre broma y broma, me doy cuenta de que son maravillosos.

Estoy escuchando Self Esteem - The offspring, y no sé por qué esa canción me da ganas de moverme, correr, gritar hasta no tener voz y saltar, aunque su letra no transmite eso precisamente xD. Me dan ganas de tirarme al mar en pleno abril, de hacer volteretas en la arena aunque se me quede pegada en el cuerpo después.

¿No queréis estar vivos?